lunes, 8 de agosto de 2011

Boronía (Alboronía)

Una de las innumerables recetas heredadas de nuestro pasado árabe...La palabra alboronía proviene del vocablo árabe al-baraniyya, cuyo significado es “cierto manjar”.

En principio los ingredientes de la alboronia eran menos. El guisado original se hacía con  berenjenas, ajo, cebolla, calabaza y frutos secos triturados, como las almendras, las nueces o las avellanas. Pero con el descubrimiento de América, algunos nuevos ingredientes le fueron agregados y se le volvieron habituales: como el tomate y el pimiento.  Así, la alboronía se convirtió en un plato muy querido en toda Andalucía. Se comía en bodas y grandes celebraciones, como una receta de lujo, una receta para celebrar. De Andalucía, con el tiempo, pasó a otras tierras españolas donde fue denominado “pisto”. Por ello el escritor y gastrónomo Nestor Luján asegura que la alboronía es la madre de todos los pistos. Y cuando dice todos, no solo habla del manchego (el mas conocido y emblemático), sino justamente de todos. Ello incluye el madrileño, el bilbaíno, el tumbet mallorquín o el catalán que ellos llaman xanfaina. Este plato donde las reinas son las berenjenas, puede ser disfrutado solo o acompañado, como primer plato, o con un buen pescado a la plancha, por ejemplo.

Yo, como siempre aporto la visión familiar del plato heredada a lo largo de generaciones.  
 
A la hora de embarcarse en esta receta, es imprescindible conocer que se recomienda hacerla con una variedad de berenjenas, conocidas en muchos sitios como berenjenas de "rabo largo" o alargadas. Normalmente las berenjenas que encontramos en el mercado son de otra clase, con la "panza gorda", más grandes y aptas para  freír, hornear, etc., pero no recomendables para hacerlas en boronía, ya que es una especie más tierna.


Ingredientes:

  • 1 Kg. de berenjenas (de rabo largo)
  • 5 Ajos
  • 1 puñadito de cominos
  • 1 Guindilla
  • 1 cucharada de pimentón
  • 1 Cebolla
  • 1 pimiento verde
  • 1/4 chorizo
  • 1 rebanada de pan
  • 2 tomates
  • Aceite
  • sal 

Enjuagar bien las berenjenas y quitarle las espinas.



Trocear la panza.

Abrir los rabos por la mitad y quitar la parte central, más dura y leñosa.


Hervir durante 10 minutos, escurrir bien y reservar.
Freir una rebanada de pan y los ajos y reservar.

Sofreir bien la cebolla y el pimiento.

Trocear el chorizo y añadir.

Seguidamente se pelan y trocean los tomates y se sofríen bien.

Añadir las berenjenas, una pizca de pimentón, colorante y rehogar
durante 4 minutos. Cubrir con agua y hervir a fuego lento.

Majar los cominos, los ajos y el pan frito y mezclar bien.

Añadir la guindilla, y cocer a fuego lento hasta que la berenjena
esté tierna. Cuidar que la salsa reduzca y quede cremosa.

...y listo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada